martes, 11 de diciembre de 2018

MENSAJE NAVIDEÑO DE MILAREPA 2018

MENSAJE NAVIDEÑO DE MILAREPA 2018

10122018





Milarepa-3
MENSAJE NAVIDEÑO DE MILAREPA 2018
Querido amigo y hermano en el Todo: Lamento haber tenido que obligarte descaradamente a canalizar este mensaje navideño, introduciéndome en tu mente cuando estabas feliz en el lecho, muy calentito y con tu querido Zapi arrebujado como un angelote tocando tu pierna, hasta vencerte por agotamiento. Agradezco tu pequeño sacrificio de abandonar el calorcito de tu cama, bajo el edredón nórdico, el contacto con tu gatito al que quieres tiernamente y que es una maravillosa estufita para el invierno, para aceptar esta canalización, encendiendo el ordenador y poniendo tus bastos dedos sobre el teclado.
Sé muy bien que desde hace algún tiempo me huyes, como si yo fuera la peste, como si solo pensar en mí pudiera traerte aún más desgracias de las que sufres. Tu lectura del conde de Saint Germain, Hacia mi mágica presencia, el capítulo dedicado a los maestros ascendidos, aún te ha prevenido más contra tu maestro Milarepa. Sabes tan bien como yo, puesto que tú mismo has hablado de ello en ese capítulo dedicado a la expansión de la consciencia, la esfera de la consciencia, como una técnica de psicomagia, que la consciencia no puede expandirse sin sufrir puesto que al hacerlo se vincula con seres y personas nuevas que tienen sus propios problemas y su personal sufrimiento. Como tú bien decías en aquel texto, no se puede amar sin aceptar asumir como propio el sufrimiento de la persona a la que amas. Al vincularte con otros seres y personas te vinculas, no solo con su alegría y felicidad, sino también con su dolor, no solo con su luz, también con su oscuridad, con su lado oscuro. Yo te estaba soplando a la oreja esa idea tan profunda y aleccionadora que tú enseguida tomaste como tuya, como te apresuras a creer que los conceptos espirituales que inundan a veces tu mente, nacen de tu gran evolución espiritual, cuando sabes muy bien la oscuridad que hay en tu alma y cómo tu lado oscuro y demoniaco a veces pugna por salir a la luz y adueñarse de ti. En ese capítulo que leíste con tanto interés también se hablaba de que todo lo que nos llega que se asemeje un poco a la perfección viene de la Perfección, de la única y suprema fuente de la existencia. Por lo tanto tampoco te hubiera agradecido que semejantes ideas me las atribuyeras solo a mí, puesto que yo también soy simplemente un canalizador de la infinita fuente de donde brota toda existencia y todo amor.
El conde de Saint Germain hablaba de que los discípulos que se ofrecen a los maestros para contribuir a la gran misión cósmica de la elevación de la consciencia hasta su Fuente, no pueden pedir nada humano, ni para sí ni para sus seres queridos, tienen que renunciar a todo y aceptar el sufrimiento como algo indisolublemente vinculado a su camino y a su misión. Como también leíste con mucho provecho en aquel librito de Annie Besant, Las leyes de la vida superior, la redención por el sufrimiento es una ley cósmica básica. Todo en el universo está jerarquizado en una escala en la que los que están arriba depredan a los que están abajo y para que alguien coma algo debe de ser comido, para que algo suceda a otro alguien debe renunciar y sufrir. El ejemplo más maravilloso es la vida del propio maestro Jesús, quien se ofreció en la cruz del sufrimiento, para redimir a la humanidad. Como tú bien dijiste en uno de tus textos, ese es un camino que solo está al alcance de los maestros, que pueden quemar el karma ajeno como quien lava, en una expresión tan peculiar de tu idioma que tanto empieza a gustarme desde que tengo que canalizar en español a través de ti, puesto que no naciste políglota ni quieres serlo. Quien se ofrezca en sacrificio para redimir culpas ajenas debe saber que si lo hace sin haber alcanzado la maestría, le espera la locura, como aquel que intenta meter todo el océano en un cántaro, en otra hermosa metáfora que también empleaste en otro de tus textos para hablar de que la individualidad no tiene futuro puesto que no puede expandirse infinitamente sin romper el cántaro que la contiene.
Todos estos pensamientos han hecho que te alejes de mí, como si yo fuera a castigarte con todo tipo de desgracias, como si no tuvieras bastantes, en tus mismas palabras. Temes aceptarte como mi discípulo porque sabes que al discípulo se le exige renunciar a todo y aceptar el sufrimiento como una condición insoslayable en ese camino.  Consideras, recapitulando tu vida, según las enseñanzas de Castaneda, que tu sufrimiento ha sido feroz y no vas a aceptar ni un gramo más sin defenderte con uñas y dientes. Comprendo y sufro contigo al saber ciertas cosas que sabemos tú y yo. También se me saltaron las lágrimas al ver cómo se desgarraban tus entrañas  al tener entre tus brazos, estrechamente abrazada, a la gatita, encantadora y que no había hecho mal a nadie, solo cometió el error de llegar hasta tu jardín, tal vez porque otros gatos hacían lo mismo, buscando tu cariño y un poco de comida, matada por un perrazo que la trituró entre sus dientes y al que perseguiste, descalzo y en pijama, saltando el muro de tu huerto y entre las zarzas hasta que el perro la dejó. Cuando la tomaste en tus brazos, como si fuera un bebé, una hija tuya, inerte, con su cabecita moviéndose para todos los lados y sobre todo cuando comprendiste que no la podrías salvar,, como a la otra que estuvo dos días catatónica en tu lecho, hasta que se recuperó, porque su hora había llegado, ese infinito sufrimiento que te desgarró no fue ajeno a mi consciencia.
20181019_130138.jpg
Sin duda fue una lección muy dura, terrible. Tú, tan defensor de los animales, a los que consideras como personitas, tan solo un escalón por debajo de los humanos, que también son animales, lo quieran o no, comprendiste la gran verdad de que los perros que asimismo son personitas encantadoras también pueden destrozar a uno de tus queridos gatitos, porque está en su naturaleza depredar a los que están más abajo en la escalera. Tú mismo eres un depredador carnívoro que sigues comiendo carne a pesar de tus propósitos y buenas intenciones, aunque te consueles pensando que has disminuido mucho tu dieta carnívora. Sabes muy bien que el filete que comes con tango gusto en tu mesa tal vez corresponda a una ternerita encantadora de la que hubieras podido hacerte amigo como lo eres de tus gatitos, de la perrita de tu amiga, del caballo que te saluda al pasar por la carretera, cerca del prado donde se alimenta. Ahora más que nunca, tras convivir durante tanto tiempo con tus amados gatitos, sabes que es un crimen depredar y que no son juguetes mecánicos, son consciencias, sino tan elevadas como la tuya, piensa que también tu propia consciencia es como una hormiguita para un gigante para otras entidades superiores en el escalafón de la creación. Me gustó tu metáfora de la hormiga y el humano que pone una pajita en un hilillo de agua para que una hormiga pueda pasar. Ella no ve la mano que pone esa pajita ni sabe a quién pertenece y si la pisara brutalmente moriría sin saber quién la está matando. Algo que sí saben los gatos y los perros y los caballos y los terneros y los corderos y tantos animales a los que los humanos depredáis sin compasión. Cuando tu gatito Zapi te mira con esos ojitos de angelote, como tú dices, sabes que te comprende y que te quiere y que si no puede hablar es porque aún no ha llegado su hora, lo mismo que los primates que estaban a punto de dar el salto evolutivo y que tardaron tanto en conseguir un lenguaje.  Tu amor a los animales nació contigo y lo has cultivado toda tu vida, ¡bendito seas!, porque quien les ama alcanzará el reino de los cielos, lo mismo que quien ama a los pequeñuelos humanos.  Te gustaría que esta Navidad fuera el comienzo del respeto a los animales y el fin de la depredación carnívora. Sabes que no es imposible porque hace unos días viste un capítulo de la serie de Iñaki Gabilondo, Cuando yo no esté, en la que se hablaba de generar carne en el laboratorio, con el mismo sabor y las mismas cualidades que la carne depredada a los animales. Según el científico ese ya se podría hacer. De esa forma estaría solucionado el problema de cómo se alimentarían los humanos, algo a lo que tú dabas vueltas y más vueltas en tu relato La rebelión de los animales, que deberías escribir ya de una vez y dejarte de temer a lo que puedan pensar o hacer. Es lo que piensas y es un pensamiento muy espiritual del que no deberías avergonzarte.  La imagen del león pastando con el cordero, una imagen bíblica, que siempre te ha hecho llorar, cayó hecha trizas cuando tuviste a la gatitas en tus brazos, destrozada por las mandíbulas de un perrazo. Aún queda mucho para los nuevos tiempos, la nueva Jerusalém, pensaste, de momento habrá que ver cómo el hermano mata al hermano, depreda al hermano, se come al hermano.
Y permíteme que dé un salto desde los animales-animales a los animales-humanos. Confía en mí, algún día llegará en que el león paste con el cordero y el humano no se coma al ternero sino que se deje lamer mientras acaricia su cabeza y el perrazo no masacre a los gatitos y todos los seres puedan convivir y quererse en un mundo fraternal.  No puedes pedir que sea pronto puesto que los humanos aún depredan a los humanos, no se puede pedir a un depredador humano que ve impasible cómo muere un hermano e incluso se lo comería si no tuviera a mano un buen filete de ternera, que tenga la menor compasión de otros animales que considera tan inferiores a él como el gigante humano de la pajita a le hormiguita que ni siquiera le puede ver porque su mundo es muy diminuto. La depredación humana está llegando a unos límites apocalípticos, y aquí no me contengo, aunque tenga que adaptarme a tus terribles ideas apocalípticas. No sé si puede haber algo más mezquino, más miserable, más inhumano que convertir a unas maravillosas personas que se lo juegan todo por rescatar a hermanos que se ahogan en el mar en auténticos delincuentes, más perseguidos que los asesinos en serie. Es muy malo, demoniaco, ser un depredador sin entrañas, pero para quienes son capaces de obligar a unas buenas personas a convertirse en malvados, dejando que otros hermanos se mueran ante sus ojos, porque si los rescatan su vida se convertirá en un infierno, para describir a esos insensibles, que están perdiendo la condición humana sin saberlo, para esos no hay palabras que los describan.
Y como sabes muy bien eso está pasando, lo ve todo el mundo en los telediarios. Hay quienes piensan que si entreabren una puerta se les colará todo un continente y estarán tan apretujados en sus casas como los hermanos Marx en su famoso camarote, si es que no les quitan la casa y les convierten en sus esclavos y… El miedo es libre como decís en tu idioma y el miedo puede transformar a una persona que no es mala “per se” en un auténtico demonio. Y me temo que ese es el miedo que recorre no solo Europa sino todo el mundo. Vuelven los fascismos, los racismos, como si la humanidad no hubiera tenido ya bastante con el nazismo. Se visten con pieles de corderos pero son lobos. Razonan que no podemos dejar entrar a todo el mundo en nuestros países porque nosotros nos quedaríamos sin trabajo, sin casa, sin comida, sin nada. Como si ellos se merecieran todo lo que tienen y sus hermanos no, porque hay grados y grados y escalones y escalones, lo mismo que una hormiga no puede equiparse a un gigante humano. Piensan que por haber nacido en un determinado territorio, por ser de un determinado color, por tener un árbol genealógico determinado, se lo merecen todo y a los demás que les zurzan, según otra expresión muy de tu idioma que me encanta. Es como poner puertas al campo, otra expresión que se las trae y que se utiliza al parecer para Internet. O como construir muros en las nubes para que no pase el viento. Una hormiguita se reiría a carcajadas de la estupidez humana si hubiera alcanzado el grado de la consciencia que da el humor.  Que aún haya humanos que piensen que construyendo muros, poniendo ejércitos en las fronteras, para que con tanques y aviones y lo que sea, masacren a humanos indefensos, que impidiendo que barcos pesqueros atraquen en puertos con hermanos que prefieren ahogarse a seguir muriéndose de hambre o masacrados por dictadores y depredadores de toda laya, podrán mantener a millones y millones de personas, todos hermanos, nuestros y entre ellos, en sus guetos, comiendo tierra, esclavizados, masacrados por dictadorzuelos de turno que lo mismo mandan matar y trocear que esconden “sus” dineros en paraísos fiscales, que podrán mantenerlos tranquilos en las tierras en que el destino les hizo nacer, sin intentar saltar muros, con concertinas o sin ellas, o viajar en pateras, con agujeros, si es preciso, o escondiéndose en las ruedas de los camiones, o donde sea, si alguien piensa que tiene más derechos que nadie y que los suyo es suyo y lo defenderá a cañonazos, si fuere preciso, está tan bajo en el escalafón humano que solo el miedo o la ceguera puede hacer que otros los aplaudan, los vitoreen, los lleven a hombros por las calles.
chalecosamarillos
Lamento anunciarte, querido amigo, que pronto el fuego de los fascismos quemando todo lo que no sean ellos, recorrerá Europa y el mundo. Habrá quien será capaz de razonar que lo suyo es suyo y que los demás no tienen derecho a nada porque ni son hermanos, ni han tenido suerte, ni se lo merecen, porque sus genes son inferiores, lo mismo que el color de su piel, su raza, su pensamiento, su cultura, todo. Y lo mantendrán, gritando si es preciso, porque para ellos su razonamiento es impecable, aquí han vivido siempre, se lo han ganado trabajando, con el sudor de su frente y no podemos convertir “nuestro” país en el camarote de los hermanos Marx. Convertirán a las fronteras, una raya en un mapa, no en la naturaleza, en un dogma de fe y en lugar de creer en los valores espirituales de la fraternidad, el amor, la entrega, la renuncia de algo para que los demás sigan vivos, solo creerán en sus policías, en sus ejércitos, en sus derechos inalienables que también son suyos y solo suyos. El fuego recorrerá las calles de tu querida Europa y se extenderá por el mundo y verás en los telediarios, que deberías dejar de ver mientras comes, de ahí tus problemas gastrointestinales, cómo cuatro violentos se apropiarán de la voz de quienes no dicen nada, y los chalecos amarillos o la vestimenta que adapten a cada momento los fascismos, las camisas negras, azules, el brazo en alto, o lo que sea, y los corderos serán convertidos en lobos porque ni siquiera se atrevieron a balar. Llegan los demonios de siempre y todo el mundo se queda mudo esperando a ver si el fuego no les toca a ellos y consigue quemar tanta basura como se va acumulando en las calles de la sociedad democrática y civilizada.
Y los políticos seguirán mintiendo y donde ayer dijeron digo, hoy dicen Diego, porque saben que les seguirán votando porque no queda otra que “ o yo, o el diluvio”. Creen que pueden mentir sin vergüenza, manipular a las claras, convencer a “esos tontos” de que está bien que unos pescadores sufran un calvario por salvar a unos hermanos, porque “la ley dice, la norma dice, nosotros estamos más lejos que otros, no nos corresponde a nosotros llevar a cuestas a tantos hermanos porque nuestra situación geográfica es la que es”.  Y los políticos siguen diciendo que tenemos el derecho divino de cerrar nuestras fronteras porque cada uno debe estar en su casa, que es suya, y además los que vienen son terroristas, asesinos, delincuentes, tan salvajes como los habitantes que reciben a flechazos a todo el que se le acerca, y además están sucios y matan a los carneros en sus casas y … Los políticos creen que la democracia les pertenece, porque sin ellos no habría democracia, y lo mismo les da mentir que robar, que incumplir todos los mandamientos y más que les pusieran, porque consideran tontos a los demás y creen que tragarán con todo, hago como que barro, pero la mierda pasa de una alfombra a otra, no se enteran. Creen que la democracia no es mejorable porque lo dicen ellos, creen que el “tonto ciudadano” les da un cheque en blanco con su voto y pueden poner en él la cantidad que quieran y quedársela y hasta hacer leyes y decretos y firmar sentencias y lo que sea. Todo les sirve, nada les arredra, no tienen vergüenza, no tienen valores. Y los ciudadanos deben creer que ellos están en la política porque son buenos y hacen lo que nadie quiere hacer, se están sacrificando peleando brava y democráticamente para poder mandar y hacer de su capa un sayo.
En verdad, en verdad te digo, querido amigo y hermano en el Todo, que una hormiguita no puede escupir al gigante bondadoso que pone una pajita para que cruce su río particular, no puede creer que convenciendo a todo el hormiguero podrá luchar con los invasores humanos y hacer que cumplan las leyes del hormiguero. Porque los gigantes tienen sus propias leyes, el universo tiene sus propias leyes, el espíritu está por encima de la materia, de la carne, y el amor por encima de todo odio aniquilador. Quienes piensan que la humanidad irá por donde ellos quieran, que podrán erigir muros que lleguen hasta las nubes, como la torre de Babel, que llegaba hasta el cielo, verán confundidas sus lenguas y no sabrán lo que dicen ni lo que piensan y un día no muy lejano se quedarán sin votos y clamarán al cielo y no les oirá, y clamarán a los ciudadanos diciéndoles: ¿A quién vais a votar, imbéciles? Y los imbéciles se rebelarán y los buenos y honrados darán un paso al frente y se pondrán en primera fila y demostrarán que la democracia puede ser mejorada, sobre todo cuando quienes gobiernan son honrados y no mentirosos y trapaceros y manipuladores y no se dedican a vender su ética por cuatro monedas de plata, ni a cultivar votos como si fueran hongos, con su propia mierda, si fuera preciso, porque un voto lo vale todo, por conseguir un voto matarían a sus propias madres, si supieran que iban a ganar unas elecciones y alcanzar el poder. Están tan acostumbrados a mentir que ya no saben lo que es la verdad; han descubierto que sin votos no son nada, un ciudadano cualquiera, un anónimo, uno más, y han decidido que el valor supremo en su afilada pirámide de valores es el voto y a él lo subordinan todo. Como los que consideran el becerro de oro como su dios, los políticos han convertido al voto en su dios particular y a él lo sacrifican todo, no se les cae la cara de vergüenza cuando mienten y les sacan las mentiras en las hemerotecas malditas porque piensan que todo el mundo sabe que ser político es muy complicado y que para conseguir el voto y llegar al gobierno y cambiarlo todo y transformar la utopía en realidad, vale todo. Piensan como Maquiavelo que el fin justifica los medios y como su fin, presuntamente, es la felicidad suprema de la humanidad, si para ello tienen que convertirse en fascistas, porque hay una corriente fascista que llenará su urna de votos, lo hacen, y si para que les voten hay que erigir muros, los erigen, y si hay que separar a los hijos de los padres, lo hacen, y si tienen que callar bocas, se callan, como sea.
En verdad, en verdad te digo, querido amigo y hermano en el Todo, que día llegará en que los políticos desaparecerán, porque todos los ciudadanos serán políticos y no se esconderán para que el trabajo sucio lo hagan otros, y cuando vean que tienen que dar un paso adelante, lo darán, y cuando tengan que salir a manifestarse por las calles, lo harán todos y echarán a patadas a los violentos y no se callarán, dirán claramente que la violencia no es un medio para conseguir nada, que es solo el instrumento del incompetente, y nadie se avergonzará de salvar a un hermano la vida, ni tendrá miedo de que luego lo manden de la ceca a la meca o lo ingresen en prisión o le dejen morir de hambre. Porque los héroes serán los que aman a sus hermanos y entregan su vida sin pensar en fronteras o en líneas en el mapa, los que no tienen miedo de que les echen de sus casas, porque ellos mismos abrirán la puerta y compartirán su refrigerio, diciendo aquello de “donde comen dos, comen tres”, porque si hasta los científicos dicen que no debería haber hambre en el mundo, si la hay es por insolidaridad, por depredación, por avaricia, porque consideramos que nunca llenaremos la tripa, ni aunque nos comiéramos el universo, nunca tendríamos bastante porque hemos hecho un agujero negro en nuestro interior que se traga todo lo que se acerca. Llegará un tiempo en el que los héroes no serán los agujeros negros, sino las supernovas, que se aniquilan a sí mismos para iluminar todo el universo.
Jajá, querido amigo y hermano en el Todo. Estoy viendo tu cara desde la pantalla del ordenador, donde tecleas medio zombi a estas horas de la noche, mientras piensas que Milarepa te ha abandonado y estás escribiendo lo que hay en tu subconsciente. Piensas que te has pasado diciendo lo que despierto no te atreverías a decir. ¡Levanta el ánimo, pusilánime! ¿Acaso no tenías ya nada que perder? ¿Acaso no recuerdas cuando aceptaste ser mi discípulo? Tu recuerdo está bloqueado, pero tu consciencia lo sabe. No te preocupes, cobardica, que no vas a sufrir más de lo necesario. No te llevarán ante los tribunales para que todos se rían de ti cuando alegues que estas no son tus palabras, sino las mías, que has sido canalizado involuntariamente y que es a Milarepa a quien hay que juzgar y condenar. Ni siquiera te condenarán por humorista, intentando hacer creer a magistrados, tan sesudos, que en realidad esto es humor y del  fino y que nada de lo que aquí has dicho es verdad, ni lo piensas.
En verdad te digo que no sufrirás más de lo necesario y que si esta Navidad revientas será por comer demasiado y no porque Milarepa te castigue o los ciudadanos te corten la cabeza por poner en solfa su sacrosanta democracia y el mundo que han construido. No te preocupes que esta Navidad será como todas, tal vez haya algún susto, porque la Tierra está revuelta con tanto maltrato y el fuego de la cólera está a flor de piel, puede que algún telediario te corte la digestión, pero no te vas a morir, como piensas, ni siquiera en sueños, cuando vomites tu indigestión y tu bilis. Y ahora que Zapi se ha despertado porque le faltaba el contacto con tu cuerpo y echaba de menos tu combustión volcánica y te ha maullado lastimeramente para que le dejaras salir en plena noche, con un viento gélido que te ha cortado la mente al salir en pijama y te ha despertado del todo, ahora puedes ir a la cama e intentar dormir. Creías que este año te ibas a librar de mí, que no habría mensaje navideño, porque a ti ya estas cosas te la “refanfinflan” como dices tan graciosamente, pero nunca te librarás de tu maestro, y ya puedes ir pensando en canalizar los textos que te faltan de la teoría de la vinculación de Milarepa, que te he consentido mucho, porque el dolor ha sido también mucho, pero no puedes caer en el vicio, como bien sabes de tu filosofía del guerrero. Basta de quejarte, ha llegado la hora de la verdad y la verdad te hará libre como nunca lo fuiste a lo largo de tu vida. Y sobre todo no te quejes si te pasas comiendo, porque te daré unos retorcijones como no has conocido otros.
navidadvigo
Solo me queda, antes de mandarte a la cama, porque los pies se te han quedado helados y el resto del cuerpo está a punto, desear una feliz Navidad, pero solo a los que se la merecen, como el maestro Jesús declaró bienaventurados a los que luchan por la justicia y no a los que se dedican a hacer injusticias. Así pues feliz Navidad a todos los que luchan por la justicia en estos tiempos apocalípticos, a los que dan y no a los corruptos, a los que salvan vidas y no a los que dicen que no se pueden salvar porque lo dice la letra A del reglamento de los idiotas; a los que creen que la fraternidad no tiene fronteras y no a los que erigen muros; a los que aman y no a los que odian, a los que buscan y no a los que creen que ya han encontrado todo y cierran las puertas. Y no temas que Dios castigue a tu hermano Milarepa por no desear la felicidad para todos, porque el mismo Dios ha establecido unas leyes espirituales que hacen infelices a los que odian, a los violentos, a los injustos, a los agujeros negros, yo solo me limito a ponerlas de manifiesto.
Feliz Navidad para ti también, querido amigo y hermano en el Todo, que tienes mucha paciencia conmigo, te hago levantar en plena noche para escribir un mensaje que no es tuyo, por mi culpa tu entrañable Zapi ha salido al viento siberiano y a ti nada te va en esto porque como tú dices tan graciosamente, estás hasta las narices de tanto padecer y mejor haría yo en mandarte a tu jardín a hermosas hermanas que te consolaran que a perrazos que maten a gatitos que tú adoras. Tienes mucha paciencia, por eso esta Navidad dejaré que comas lo que quieras y que te emborraches. Lo que no puedo hacer es el milagro de que luego no tengas indigestión y andes vomitando en sueños o que tu mente se vaya a los infiernos con las vaharadas alcohólicas. ¡Allá tú! Eres libre. Lo mismo que podrías no haber abierto la puerta a Zapi porque hace una noche de perros, y nunca mejor dicho, pero lo has hecho porque respetas la libertad de todo el mundo y especialmente de tu gatito Zapi, así yo respeto tu libertad, así que si quieres salir, así en pijama, como estás, puedes hacerlo, eres muy libre.
Un abrazo amoroso de tu entrañable maestro que no te olvida.
Milarepa.
navidad-vigo-1000x500

martes, 4 de diciembre de 2018

3001 ODISEA DE LA JUSTICIA X



Resultado de imagen de CARICATURA BALANZA JUSTICIA

UNA BIOGRAFÍA NO AUTORIZADA DEL SR. ALADRO, ABOGADRO… POR EL NARRADOR

PRIMERA PARTE

De humildísima cuna –nació más pobre que las ratas en época de crisis- nadie, y menos sus padres y hermanos, imaginó nunca que pudiera llegar a algo y menos a “abogadro”.  La razón y causa primera y última de este curioso apelativo la conoceremos un poco más adelante, no se me impacienten.

Esto hándicap –la pobreza cum laude- que en otros hubiera supuesto un muro infranqueable, supuso para nuestro biografiado un acicate impagable para luchar contra la supervivencia y vencerla y doblegarla y domeñarla.

A los dieciocho años, con la mayoría de edad en el bolsillo, se presentó a funcionario judicial (los estudios necesarios los había completado “cum laude” de su profesor, Laundelino Ortiz y sorpresa del resto de los mortales que desconocían sus dotes porque nuestro héroe había decidido ser anónimo y ocultar todo lo bueno, porque de lo malo nadie tiene envidia).

Obtuvo el número dos de su promoción, porque el número uno, o “number one” le fue adjudicado, a dedo, por un enchufe de alto voltaje a otro con menos méritos pero más suerte.

Pronto ascendería por promoción interna, pero esa es otra historia para otro capítulo. Perdónenme ustedes, pero los narradores prolijos estamos muy mal vistos y somos envidiados por el resto de los mortales que consideran que “lo bueno, si breve dos veces bueno”. Seguro que eso lo dijo alguien antes de conocer el orgasmo. De otra manera no se explica. Y disculpen ustedes mi pecaminosa imaginación.

Continuará, pronto… espero.


ENSAYO HISTÓRICO-EVOLUTIVO SOBRE LA COMISIÓN JUDICIAL… POR EL SR. ALADRO, ABOGADRO

PRIMERA PARTE

Los abogados, a los que actualmente, en el año 3001, llaman “abogadros”, por nuestra poliédrica naturaleza, capaz de múltiples facetas. Tenemos muy mala fama desde tiempo inmemorial, allá por la época de las cavernas, cuando un avispado miembro tribal se ofreció a dirimir en un enfrentamiento a garrotazos y lograr que ambos contendientes se dieran la mano a cambio de un jugoso jabalí, recién cazado. Puede que aquel primer abogado fuera Obelix, o al menos lo pareciera, dado su apetito.

Que tengamos mala fama no significa nada. También la tienen los fumadores y eso que en tiempos de Bogart fumaba hasta al apuntador. También la tienen los funcionarios de Justicia, desde tiempo inmemorial, pongamos por caso, o los delanteros que llevan tres meses sin oler un gol, aunque la temporada pasada fueran el pichichi. Lo importante no es la fama, buena o mal, sino lo que uno hace (por sus obras los conoceréis).

Una mala fama puede solucionarte un problema y una buena fama dejarte en la estacada. ¿Elegirían a un “buena fama” o a un “mala fama”?

Pero vamos a lo que vamos. Mis conocimientos de la historia y evolución de la Comisión Judicial no se deben solo a mis aficiones arqueológicas y jurisprudenciales. Aladro es un abogadro que no se limita a permanecer en su despachito privado como en un bunker, soy, o al menos así me considero, un todo terreno, lo mismo ando por la calle, acompañando comisiones judiciales, que me tiro al monto, como las cabras,y asalto a los jueces al salir de sus domicilios, para recordarles mis asuntos pendientes.

Las…

Lo siento, debo cortar aquí este larguísimo correo “electro-holovisivo” que me acaba de llegar vía “fax-virtual”. En otro momento tal vez esté de humor para dejarles conocer el resto de este farragoso ensayo del Sr. Aladro, a quien su madre debió parir con harto dolor y tanto tiempo como el dedica a hacerme la vida imposible. Soy el narrador de ustedes. Hasta la próxima.



UN FLASHBAK TERCERA PARTE


Los robots y los humanos tenemos mucho en común, más de lo que cree el común de los mortales. Cuando se nos cruzan los cables…se nos cruzan hasta convertirse en un nudo gordiano.

Eso le ocurrió a Gestoreitor. Fue salir del bunker, ese feo edificio que acoge la oficina judicial (habría mucho que hablar del diseño de las oficinas judiciales, pero eso lo hará Don Perfecto, arquitecto) y observar el tráfico de la gran urbe, para que se le cruzaran los cables, dicho en sentido literal (menos mal que no se le había asignado la función de semáforo robotizado, en la Justicia casi todo tiene arreglo, aunque pocas veces se arregle algo) y a pesar de los esfuerzos de la buenaza de Aux-Ejecuteitor, no hubo manera de desenredar el caos que se formó en el cráneo metálico de su buen amigo Gestoreitor.

Este comenzó a protestar en voz alta por  el escaso número de plazas sacadas a concurso de traslado.

-Pásate la vida al servicio de la Admon (se refería a la administración de Justicia) y cuando necesitas un simple traslado para reunirte con tu esposa e hijos, todos muy queridos, solo puedes elegir entre sí o sí o no o no. Es una vergüenza. O somos móviles o no lo somos y si lo somos, quiero decir móviles, y no podemos movernos entonces nos están tomando el pelo. Me he pasado varios días dando vueltas y más vueltas a mis posibilidades de traslado, para acabar haciéndome el cable un lio. ¿Y los códigos? Te equivocas en un número y te mandan a Katmandú. Menos mal que mi esposa revisó todos y cada uno de los códigos o su cuitado marido habría terminado en Siberia.

-Pero Gestoreitor, querido amigo –intervino Aux-Ejecuteitor, dulce, paciente, generosa y razonable- tú no tienes que pedir traslado. Tú no tienes esposa, no tienes hijos, nadie te echa de menos. Eres célibe por imposición del programador, quien nos creó estériles, como su cráneo. Estás aquí por imposición programática. No se ha convocado ningún concurso de traslado, ni se convocará nunca. Estaremos en nuestros puestos mientras funcionemos y el día que dejemos de funcionar nos mandarán al almacén, hibernados como cucarachas en cubitos de hielo. Y en cuanto a los dichosos códigos, aquí no hay más códigos que los de los expedientes, y esos los sabemos de memoria.

-Me he pasado horas y horas calculando las distancias. Como a todo el mundo me gusta vivir en casita, hogar, dulce hogar e ir a trabajar al ladito mismo de la puerta de casa. Es posible que tenga que alquilar un apartamento y solo podré ver a mi querida esposa los fines de semana. ¿Te imaginas la vida que me espera?

Gestoreitor seguía erre que erre con el cable cruzado y la lengua floja mientras caminaban por la acera como una Comisión Judicial bien avenida.

-Vamos, amigo, despierta, desenreda ese lío de cables. Tú seguirás aquí de por vida, salvo que se te cruce un cable… ¡Oh, qué he dicho! ¡Pobre Gestoreitor!

-Menos mal que alguna mente privilegiada inventó las “Resultas”, al menos uno puede jugar a la lotería y esperar que te toque el Gordo.

Era inútil, Gestoreitor no escuchaba. Así que la dulce Aux inventó una estrategia.

-Tenemos que estar en la calle…(se omite el nombre por prudencia) en media hora y te recuerdo que está a 40 km. Tenemos el tiempo justo. Debes meter la quinta marcha, amigo.

Algún día les hablaré del transporte y la logística en la Admon. Hoy no tengo tiempo. Ustedes disculpen.

Aux oprimió un botón en la espalda de Gestoreitor y sus piernas se revolucionaron. ¿Han visto alguna vez dibujos animados? ¿Noo? Un día les contaré una historia de dibujos animados. Hoy no tengo tiempo. Ustedes disculpen de nuevo.

Para un observador imparcial las piernas de Gestoreitor se movieron como si fueran ruedas con radios, tan deprisa que se formú una poderosa corriente de aire, como generada por un gigantesco ventilador. En los dibujos animados las piernas de los personajes se mueven tan deprisa que parecen moverse como ruedas a cien por hora. Pues algo así le ocurrió a Gestoreitor. Lo malo es que no se movía del sitio. Así que Aux le tomó de la mano, como si fuera su novio, oprimió otro botoncito en su dulce espalda y salieron como cohetes.

Nadie se llevó las manos a la cabeza. Todo el mundo estaba acostumbrado a los movimientos impredecibles de las Comisiones Judiciales. Menos mal que el GPS insertado entre sus cejas funcionaba bien… no siempre, pero al menos en aquel momento funcionó a las mil maravillas. Sortearon el tráfico, los peatones, los edificios, como misiles balísticos intercontinentales último modelo, y sin daños colaterales llegaron al destino con tan solo diez minutos de retraso.

Y aquí lo dejamos. Me duele tener que alargar este capítulo del flashback hasta un cuarto y tal vez un quinto, pero así es la vida, el narrador dispone y las circunstancias imponen.

Continuará…eso espero.

                             
HUMILDÍSIMA NOTA DEL AUTOR

Me duele, y cómo me duele, la cabeza, la barriguita y hasta las plantas de los pies, al comprobar que en el año 3001 los concursos de traslado siguen igual que ahora. Sufro por Gestoreitor. Tal vez sea demasiado empático, pero es que no puedo evitarlo.

Al pobre le sucede lo mismo que a mí. Tres días y tres noches calculando kilometrajes y poniéndome en contacto con los subconscientes de mis colegas de la zona para intentar convencerles de que pidan el traslado porque allí están muy mal. ¿Alguno ha pensado en pedir el traslado? ¿Noo? Pues a convencerles con sólidos argumentos o las Resultas serán una filfa.

Ha sido duro, muy duro, tanto como elegir entre Siberia y la Antártida, cuando tu amada esposa te está esperando en el Toboso, cuan gentil Dulcinea. Al menos ya tengo la fotocopia, sellada y fechada, en el bolsillo. Ahora solo me resta rezar.

Padre nuestro… sobre todo mío, cuida de tu hijo con solicitud providente y al menos mándame a Siberia, no me dejes aquí, te lo pido por favor. Ya encontraré un apartamentito en la estepa y pagaré los vuelos charter que sean necesarios para ver a mi esposa. No me importan los ahorros de toda mi vida, no me importa nada, solo abrazar a mi amada de vez en cuando y besar sus labios grana.

Padrecito querido, otros no tienen esposa ni retoños. Sufrirán menos que yo. Al fin y al cabo son solo “singles” y algunos hasta célibes. Puede que sea cierto que la soledad es muy dura y que ya tienen bastante con ella. Vale. Pero al fin y al cabo ya están acostumbrados a su dolor y apenas sufrirán. No como yo, padrecito, que no estoy acostumbrado a amar a distancia. Utiliza el baremo del sufrimiento. ¿Quién sufre más que yo?

Cuida de tu hijo, padrecito, y si no puedes mandarme a Siberia, como vacante más cercana, al menos envíame a la Antártida, allí al menos hay pingüinos… etc etc.

Disculpen este humildísimo desfallecimiento. Soy humano. Que sea lo que Dios quiera. Si me quieres enviar a las nubes de Magallanes o a las puertas de Orión, con los replicantes, que se haga tu voluntad y no la mía.

Y ahora les dejo en las terribles manos del narrador. Pueden seguir la biografía del Sr. Aladro, abogadro, que en su día fue también funcionario judicial, luego ascendió a Secretario, sacó la carrera de Juez, llegó muy alto, pasó a un bufete de abogados de primera y luego… Pero esa es una parte de la historia que aún no puedo revelarles. También pueden continuar con el entretenido ensayo de la historia y evolución de las comisiones judiciales. O si lo prefieren les invito a unas migas y a un buen Valdepeñas. Corre de mi cuenta, que al menos ustedes sean felices, sino puede serlo este ente individual.

¡Buaaaaa….!




martes, 27 de noviembre de 2018

3001 ODISEA DELA JUSTICIA IX




UN FLASHBACK, SEGUNDA PARTE

Nota previa del narrador

Para los lectores actuales, año 30.., o para los lectores de la época en que se sitúa esta historia, año 3001, pero sobre todo para los lectores del pasado, año 2010 y adyacentes y aledaños, debo remitirles a la nota a pie de página del Sr. Aladro, abogadro, que hace un enjundioso y prolijo estudio histórico-evolutivo de la Comisión Judicial. Incluso para los profesionales y técnicos en la materia será un ensayo divertido y digno de ser tenido en cuenta.

Para quienes desconocen quién es el Sr. Aladro, abogadro, estoy confeccionando una breve biografía de este ínclito personaje. Me temo que se está saliendo de madre, por lo que me veré obligado a subirla como un apéndice, con algunos capítulos. Lo mismo que haré con otros personajes y materias que aparecen en la historia, para que ésta no se complique más de la cuenta. En realidad ya está bastante complicada. ¿No les parece?

UN FLASHBACK, SEGUNDA PARTE… AHORA SÍ

Lo ideal en una buena narración sería comenzar desde el principio, seguir el hilo de la historia hasta el final y… si gusta, gusta, y si disgusta y tiran tomates, pues a aguantarse. Pero como ya les dije la clásica serie “Perdido”, emitida en la primera década del siglo XXI, cambió todas las estructuras narrativas y nos complicó la vida a los narradores hasta límites que es mejor no conozcan nunca a fondo. Es por eso que voy a cortar con unas tijeras esta historia y separar la escena del programador y sus consecuencias, para insertar otra que debió haber sido insertada antes. Forma parte del pasado más cercano de Gestoreitor. Aún así no deja de ser pasado y por lo tanto nadie me negará que estoy utilizando la vieja técnica del “flashback”.

Cuando Gestoreitor abandonó el edificio o palacio de justicia o “bunker” de la NOJ, como así fue llamado hace algún tiempo (algún día les contará Aladro la historia de la reforma de la Justicia, o NOJ, Nueva Oficina Judicial, en el año 2010, y la reforma de la reforma o NRNOJ, Nueva Reforma de la Nueva Oficinal Judicial, allá por el año 2050), conducido maternalmente del brazo por AuxEjecuteitor, las lágrimas metálicas, ligeramente oxidadas, empañaban sus ojos de fibra de carbono, y su lamentosa y cazallera voz metálica, apenas lograba brotar de su garganta de plastiacero.

Si Sioux, Ojo de Águila, lo hubiera visto entonces habría tomado de inmediato la decisión que tomaría en el futuro: hibernarlo y almacenarlo en la unidad de Apoyo robótico en la reserva, o “UAROBRES”. No lo hizo porque Tramiteitor aún no lo había llamado. Les ruego que sean conscientes de que estamos en el pasado y no en el presente o en el futuro. Esto es un flashback y no un tiempo narrativo actual, no confundan ambas cosas.



Era evidente, hasta para un ojo de ratón, que Gestoreitor ya no era del todo robot, o si prefieren, dicho de otra manera, ya era algo humano. ¿Qué podemos decir de AuxEjecuteitor? Tres cuartos de lo mismo y una pizca de comino.

La comisión Judicial ha tenido una larga evolución, como ustedes sabrán en cuanto lean el ensayo del Sr. Aladro, Abogadro, pero nunca hasta entonces se vio nada parecido. Más que una comisión robótica al uso, ambos-dos parecían un matrimonio que se estuviera reconciliando tras una dura bronca. Su programación les impulsaba a practicar las diligencias señaladas para aquella desapacible mañana del mes de enero en… (no pongamos nombres, que luego todo el mundo se queja) por encima y por debajo de cualquier otra consideración.

Resulta tan curioso como esperpéntico que justo en esta época robótica la Comisión Judicial tomara nuevos bríos. Tras la implantación de la Nueva Oficina Judicial, NOJ, hasta al más lerdo se le hubiera ocurrido apostar doble contra sencillo a que la comisión judicial acabaría por desaparecer. Estuvo a punto de ocurrir y la Nueva Reforma de la NOJ, o NRNOJ, le dio la puntilla. Sin embargo justo cuando los funcionarios de justicia fueron sustituidos por robots y se les consideró incapaces de mentir, engañar, manipular, dejarse corromper o perder completamente el rumbo de la fiabilidad, lo que hizo pensar que las funciones de las comisiones judiciales podrían ser asumidas, sin ningún desdoro, por un solo robot o funcionario judicial robotizado, fue entonces cuando la comisión judicial resucitó de entre los muertos y vivió su mejor época.
¿Qué había ocurrido? Algo tan sencillo y surrealista como que los robots eran incapaces de distinguir a un humano de un robot. Parece idiota e incomprensible. Pero para ellos los humanos eran tan robots como ellos, aunque constantemente parecían estar cortocircuitados y bloqueados. El profesor Sakimito, ayudado por el profesor Cabezaprivilegiada, contratado al efecto, programó a los funcionarios de justicia robotizados para que solventaran esta papeleta. Más o menos lo fueron logrando, aunque se decidió que cuatro ojos metálicos ven más que dos y que si uno no distinguía o se bloqueaba el otro podría supervisar y tener la última palabra. Esta y no otra fue la causa del regreso de la comisión Judicial y su revitalización casi milagrosa.
Gestoreitor era el más preparado y avanzado de todos los de su clase. Nadie supo cómo se saltó su programación robótica y decidió que la mejor forma de saber si el ciudadano a embargar, desahuciar o lo que fuera, era humano o no( como saben los robots no pueden ser sometidos a la ley, ni mucho menos condenados, un robot no es libre y quien no es libre no es responsable y quien no es responsable no puede ser juzgado por nada ni por nadie) era hacerle cosquillas, en los sobacos o en otra parte anatómica cosquilleable. También funcionaba darle un pisotón, insultarle, escupirle, etc. Si no reaccionaba era claramente un robot.

Gestoreitor, con esta técnica propia, rompió la barrera del sonido de las estadísticas y fue condecorado como empleado del mes en doce ocasiones. Auxejecuteitor había asumido como válidas estas técnicas e imaginado otras que puso en práctica con feliz resultado (fue condecorada como empleada del mes en trece ocasiones, lo que Gestoreitor llevó muy bien, porque estaba enamorado en secreto de Aux, ya que por entonces se creía humano y veía como humano todo lo que se moviera a su alrededor, ya fuera una cucaracha o un automóvil).
Pero debo terminar este capítulo. No hay dos sin tres, dice el refrán y me molestaría mucho dejar al Sr. Flashback con solo dos patas. No se pierdan pues el tercer y último capítulo de este episodio.

NOTA A PIE DE PÁGINA

Me temo que el ensayo del Sr. Aladro tendrá que ir aparte es más largo que un día sin pan para quienes no sean robots, claro.

-Tengo algo que decir, soy el Sr. Aladro.

-Quisiera matizar… soy el Sr. Martín, director de Marketín.

-Soy Karl Future y tengo mucho, mucho que rebatir.

Nada, muchachos, para otra ocasión en el correspondiente tablón de comentarios y críticas. Soy el narrador.

martes, 20 de noviembre de 2018

3001 ODISEA DE LA JUSTICIA VIII







3001, ODISEA DE LA JUSTICIA






UN FLASHBACK


Permítanme que antes de proseguir esta amarga y triste historia envíe una nota de socorro o S.O.S.

NOTA DE SOCORRO O S.O.S.

Por favor, por favor, please, que nadie envíe más paquetitos de monedas a mi domicilio habitual. Esto parece una chatarrería. My God, Díos mío, en mala hora se me ocurrió pedir ayuda. Tengo el jardín lleno de sacos de moneditas y chatarra y el salón más parece un ciber que la casa de un futuro "millonetis".

En realidad el problema se arregló enseguida. Llamaron a la puerta y al abrirla me encontré con un jardinero con un carrito con ruedas, no recuerdo cómo se llamaba a principios del siglo XXI. Portaba montones de sacos repletos de céntimos de euro-dolar-yen. Dijo ser el jardinero de Sakimito, el portentoso genio de la informática y de la programación. Al parecer es vecino mío, ¡y yo sin enterarme! Los saquitos de monedas los obtuvo del Sr. Buenavista. Como venganza por denunciarle por una arriesgada operación bursatil, el Sr. Buenavista le pagó en monedas de céntimo. Ahora tengo suficientes monedas para introducir por la ranurita de mi termostato a plazos. Lo que no tengo es una señorita con buen escote que eche las monedas, mientras yo echo un vistazo al cañón del Colorado. Podría pedírselo a una robotina. De esas que no dejan de medir la playa una y otra vez, arriba y abajo, siempre con el mismo paso medido y la misma sonrisa estereotipada, pero no me gusta que me miren de esa manera, como si ellas fueran mis patronas, mis amas, y yo su esclavo para siempre.



CONTINUA LA NARRACIÓN

Ne disculparán que haga un flashbak en este momento. ¡Con lo interesante que se ha puesto la historia! Pero es algo necesario. Imprescindible, diría yo. Además desde que la serie "·Perdidos" puso de moda esa narración en paralelo, en flashback, con prospectiva de futuro, en círculo, etc. Un buen narrador ya no es feliz si no introduce un montón de flashbakcs. Si no se adelanta a los acontecimientos y lo enreda todo. Y perdonen que las letras tiemblen tanto, pero no puedo impedirlo. Cada vez que echo una moneda en la ranurita del termostato me tiembla la voz y mi ordenadora me entiende mal y escribe peor.











A lo que vamos. El flasbck tiene sentido porque necesito contarles lo que les sucedió a Gestopreitor y a AuxEjecuteitor en esa salida como Comisión Judicial. Al mismo tiempo tengo que hacer un flashbak más en profundidad para contarles lo de la nueva oficina judicial o NOJ. El episodio en el que el Ministerio contrata a la empresa publicitaria de Martín, director de Marketín, para hacer llegar al gran público la necesidad de la nueva oficina es regocijante hasta extremos delirantes. La historia de la mascota o NOJITO es algo que no deberían perderse. En aquellos tiempos tenían la manía de las mascotas, las banderas, los símbolos. Hoy, gracias a Dios, en este universo globalizado esas cosas pasaron a la historia y son como ridículas antiguallas.

También tendré que contarles cómo Gestoreitor y Cia. fueron enviados al almacén e hibernados a la espera de mejores tiempos. Cómo Tramiteitor, que no fue hibernado, debido a la férrea resistencia de sus circuitos, logró despertar a sus hermanos y juntos tramaron la revolución cibernética.

Fue entonces, cuando yo, el narrador, más joven y menos obeso, tramé la reconquista del poder judicial por parte de los viejos funcionarios supervivientes. Pero esa es una larga historia, un profundo flashbak que les contaré en su momento. Así como otras muchas cosas que les harán partirse de risa, porque ustedes, hermanos del pasado, son tan ingenuos, que aún creen que nada de esto puede pasarles.


El siguiente capítulo, titulado Flashbak segunda parte tratará de las incidencias de la Comisión Judicial robótica.



COMENTARIO DEL SR. KARL FUTURE

Profundizando más en las leyes de la robótica...


NOTA URGENTE DEL SR. BUENAVISTA

Yo iba primero. Pese a quien pese hoy les contaré lo de la productividad. ustedes no se imaginan los errores que cometen quienes creen que la productividad es hacer caramelos que llevarse a la boca o ruedas para coches, por poner un ejemplo. La administración de justicia es tan productiva como la que más o incluso más que la que más. Para ello tienen que mentalizarse en el concepto de la producción negativa. Las pérdidas de productividad que ha evitado la justicia con sus justas resoluciones no pueden ser ni catalogadas. Se imaginan las pérdidas que sufriría esta sociedad si los delincuentes camparan por sus respetos, hiriendo aquí y alá, y luego la sanidad teniendo que curar a las víctimas, con el consiguiente gasto, o la pérdida de productividad de las empresas si no pudieran dirimir sus conflictos ante la justicia... ?

Me cortan. Dice el autor que es cierto que le tiemblan las líneas en la pantalla y no puede ver lo que escribe. El ciber se ha tragado todas sus monedas y encima le tiemblan las líneas en la pantalla.


NOTA HUMILDÍSIMA DEL AUTOR

Es cierto, es cierto, tal vez se deba a que esta mañana tuve la primera sesión del cursillo sobre la oficina judicial y me tiemblan las piernas. My God, Díos mío, que el Ministerio me ponga un informático a mi lado, solo para mí, porque mi ordenador va a estar bloqueado hasta el apocalipsis. No voy a ser capaz de hacerlo bien. Cada error un bloqueo. ¡Oh my God! Y por favor, que sea Sioux, Ojo de Aguila. Le estoy tomando mucho cariño a este simpático personaje.








martes, 13 de noviembre de 2018

3001 ODISEA DE LA JUSTICIA VII




EL NARRADOR

El Sr. Buenavista quería hablarles de la productividad y su incidencia en la economía de mercado en el siglo XXI. El Sr. Pirulo, físico teórico, quería hablarles de física cuántica, para explicar eso de que el pasado no cambia, en realidad sí podría cambiarse. Algunos más querían hablar también, pero el pizarrón no se abre hoy. Lo primero es lo primero y ya me está saliendo humo de la calva.



      EL PROGRAMADOR, TERCERA PARTE

    Disculpen, disculpen, el cambio de termostato ha sido más laborioso de lo que imaginaba. En la revisión me descubrieron un montón de fallos en casi todas mis partes anatómicas.Me han hecho tantos implantes que ya puedo considerarme un hombre biónico. En realidad puede que hasta sea un robot. Pero esto es algo que solo se descubrirá al final de este largo culebrón. En estos tiempos nadie puede fiarse de nada. ¿Soy en realidad un robot? ¿Soy un humano con muy mala leche y un cinismo a prueba de bomba? No se molesten ni pierdan el tiempo con estas tonterías. Lo importante es lo que estoy contando.

     Habíamos quedado en que nuestro programador se estaba tomando un "cafelito" y fumándose un "pitillito". Pues bien, se tomó otros tres o cuatro cafelitos y se fumó media cajetilla de "Lucky Stroike", Esto mata, pero me da igual.Al final, cuando ya estaba tan aburrido que se estaba preguntando por qué razón no habría en canal a Tramiteitor y le cambiaba todos los circuitos, aparecieron en la puerta Gestoreitor y AuxEjecuteitor. El primero cariacontecido y lacrimoso. ¿Para cuándo el concurso de traslado? Gritaba con voz destemplada y metálica, muy enronquecida por sobrecalentamiento de sus circuitos. AuxEjecuteitor le acariciaba la nuca mientras intentaba en vano consolarle. Todo se andará, querido amigo, todo se andará.

    En cuanto el programador observó a su presa se lanzó sobre ella como un buitre. Le tocó un botón oculto y Gestoreitor quedó comatoso, fuera de servicio. Tras un prolongado y meticuloso examen de sus circuitos decidió que nada extraño pululaba por allí. Lo reinició y comenzó su bateria de preguntas, su test infalible para detectar atisbos de humanidad en los robots.

   -Diga ser más cierto cómo usted no puede ser trasladado porque es un robot y no un ser humano, con derechos inalienables que nunca serán pisoteados.

    -El confesante declara bajo juramento indecisorio que es tan humano como el que más y que necesita del cariño de su "love", de su compañía y de sus caricias. Que sus hijos lloran desconsoladamente por los rincones y que no hay derecho a que la burocracia sea tan desconsiderada con la naturaleza humana, tan fragil como un globito volando por el cielo, al alcance de cualquier desaprensivo.

    -Diga ser más cierto que usted posee una programación que le impulsa a trabajar compulsivamente y no pensar en nada más.

    -No es cierto. Poseo un alma inmortal que necesita de amor y de la compañía de sus seres queridos. Quiero mi traslado, quiero mi traslado...

     Y aquí Gestoreitor se echó a llorar como una Magdalena robótica, sus circuitos se colapsaron y el programador se tocó una pluma de su emplumado de guerra, muy pensativo. Tramiteitor observaba la escena con ojos robóticos, pero no intervino por miedo a ser considerado humano. En cambio AuxEjecuteitor se lanzó sobre Gestoreitor y comenzó a hacerle una respiración boca a boca que hubiera quitado el Hipo a un "Hipo...condriaco". Sus bocas metálicas se juntaron, pero siguieron frías, como pudo comprobar el programador con su detector de temperatura corporal. Tampoco observó aliento vital en ninguno de los dos. Sioux, el programador más avispado del cuerpo de programadores, decidió atajar por lo sano. Los bloqueó con un inhibidor de frecuencias y así quedaron ambos, haciéndose una respiración boca a boca que no les iba a llevar a ninguna parte.

    -Usted, Tramiteitor, écheme una mano. Despégueles como pueda y coloque esta sonda nanotecnológica en sus bocas. Necesito un examen en profundidad. Mientras hace esto puede ponerse en comunicación con el Ministerio y anuncie una luz roja como un horno. Esto es una emergencia. Estamos en cuadro.

     -Con todo respeto, Sr. Humano, jefe, Buana. Aquí no hay nada que hacer. Llevamos un mes sin una denuncia que llevarnos a la boca. Se lo puede usted tomar con toda la calma que necesite.

     Sioux se quedó pensativo. El virus era mucho más peligroso de lo que pensaba. Un virus virulento e impredecible. Si la plaga se extendía la Administración de Justicia se paralizaría y la fantástica sociedad del año 3001 quedaría a merced de los delincuentes habituales. Decidió que era hora de subir el color rojo a supernova a punto de estallar. Pero antes de dar una orden de este calibre era preciso tomárselo con calma, meditar friamente, robóticamente, y luego ya se vería. Se tomó otro cafelito, encedió otro pitillito y contempló, pasmado e intrigado la escena que se le presentaba a sus agudos ojitos de sioux, Ojo de Águila. Tramiteitor había caído sobre la pareja que continuaba con sus labios metálicos unidos,pegados, absorbiendo hasta el último hálito de sus circuitos internos. Aquello parecía más una escena pornográfica de la peor película porno que una oficina judicial.

     Se rascó todas las plumas de su emplumada cabellera y se dijo que ahora tendría que hacer un largo, larguísimo informe para el supervisor jefe. Recordó con aprensión la campaña publicitaria del Gobierno. "Los robots son los mejores funcionarios de justicia. Nunca dan problemas. Tramitan más rápido que nadie. Son amables. Nunca se enfadan. Pueden patearles, si lo desean, no les responderán y seguirán tramitando a toda velocidad". La escena tridimensional en la televisión TDT holográfica, era para partirse de risa. Todo el mundo aceptó que los humanos no servían para aquel trabajo. Que los robots serían la solución definitiva a un problema que se venía arrastrando desde tiempos inmemoriales, desde las cavernas, cuando un jefe cavernícola decidió que era más justo solucionar los problemas escribiendo en papiros que a garrotazos.

     Y aquí termino por hoy. Como ando más esperrado que un proletario en plena crisis económica me vi obligado a permitir que me colocaran un termostado a monedas, como en los viejos cibercafés de principios del siglo XXI. Se me están acabando los euro-dólares-yenes y voy a tener que salir pitando o la sesera estallará como un melón maduro.

     En el próximo capítulo les contaré el final de este capítulo, espero, si consigo más monedas. ¿Hay alguien tan amable que pueda prestarme un poco de chatarra?




      INTERVENCIÓN URGENTE DE KARL FUTURE

     El narrador se ha saltado a la torera todas las leyes robóticas, desde Asimov hasta Sokimito, el genio programador de la última centuria del siglo pasado. Un robot debe estar sometido a leyes implacables que no puede saltarse bajo pena de quedar bloqueado en un bucle perpetuo. Caso contrario estaríamos dando el salto de robot a humano. Entraríamos en el terreno de la libertad, de la voluntad, de la rebeldía. En plena y confusa naturaleza humana.

     Es más fácil que un humano se convierta en robot, sustituyendo toda su anatomía por acero de primera, transformándose en un biónico, que un robot entre en el reino de los cielos humano, o en el infierno humano, para ser más precisos. En otro momento les explicaré todo esto con más detenimiento.

     NOTA URGENTE DEL SR. BUENAVISTA

   ¿Y mi disertación sobre la productividad?

    NOTA LAMENTOSA DEL AUTOR

    Renuncio a la chatarra que me puedan facilitar para continuar escribiendo desde el ciber a cambio de un traslado rapidito y sin complicaciones. Si en el Ministerio pudieran ver cómo salta mi corazoncito, como una patata frita en la freidora, su empatía rezumaría por todos los poros de su piel y vendrían a consolarme con un decreto ley urgente.