miércoles, 16 de enero de 2019

3001 ODISEA DE LA JUSTICIA XII




NOTA DEL SR…

Basta, basta. Estoy harto de notas y renotas. Todos sabemos que la economía va de culo, cuesta abajo y sin frenos, Sr. Buenavista, listillo, así que cierre el pico.

Y usted, Sr. Bautista, sindicalista, que ya sabemos que hoy es el primero de mayo, el día del trabajo. Y que el paro aumenta y que nos han rebajado la calificación de la deuda y que terminaremos como Grecia, y sino tiempo al tiempo, y que los que tenemos trabajo deberíamos darnos con un canto en los dientes y echar las migajas a quien no tienen que llevarse a la boca. Todo eso lo sabemos. ¿Entonces por qué repetirlo?

Me voy a tomar dos aspirinas. Ustedes disfruten… del dolor de cabeza.



RESPUESTA DEL SR. BUENAVISTA, ECONOMISTA, A MGB

Querida amiga y tal vez futura discípula: Si algún día se deja caer por mis clases de economía globalizada en la universidad Complotense de Madrid le daré muchos más datos y la invitaré a unirse a mi caterva de discípulos inquebrantables.

De momento debería saber:

-Que la economía es una crisis permanente, aunque técnicamente hablando no sea así. Según los estudios publicados en el año 2010, por… por… (tenía el papel aquí, pero ahora no lo encuentro) la economía ha sufrido 135 crisis aproximadamente desde que se iniciaron estos estudios a principios del siglo XX. La conclusión evidente es que ha habido más de una crisis por año, alguna más. Por lo tanto las crisis separadas por apenas unos meses, aunque técnicamente sean distintas, en realidad es una y misma crisis prolongada en el tiempo. No le extrañe que en el año 3001 la crisis siga y siga en el 4001 y los no iniciados en el conocimiento esotérico-económico muy bien podrían pensar que se trata de una y sola crisis.

-En cuanto a que yo, su seguro servidor, pueda hablar como si estuviera en el año 3001 y en el 2010 a la vez tiene una explicación. Y como alcalde vuestro que soy os debo una explicación y os la voy a dar…¡Uy perdón! Esto creo que era de la película de Berlanga, Bienvenido Mr. Marshal, con Pepe Isbert.

Quiero decir que Karl Future nos dejó probar su máquina del tiempo. Con su ayuda él llegó hasta nosotros desde el año 5001. Se puede viajar hacia atrás, hacia delante y con freno y marcha atrás o pisando el pedal acelerador. De ahí que unas veces hable como si estuviera en el futuro y otras en el presente y alguna vez en el pasado. Para que no sufra más errores debo hacerle un pequeño esquema de nuestra situación temporal.

-El Sr. Buenavista: Su presente es el 2010, aunque le gusta viajar mucho al futuro para saber qué pasará con la economía.

-Sr. Aladro, abogadro. También está en el 2010, aunque sus viajes al futuro, para ampliar sus ensayos sobre la justicia a veces hace que se trabuque y trasloque y no sepa muy bien dónde está.

Karl Future: Dice haber venido del año 5001 y lo mismo está como en el presente en el año 3001 que en el 2010 que en cualquier tiempo y lugar…

KARL FUTURE, POR ALUSIONES

(…)
Lo siento he tenido que amordazarle. Y ahora he perdido el hilo. Creo que pensaba hablarles de que España no es Grecia y de que ambas, España y Grecia, seguirán igual en el año 3001 que ahora y que esto tiene unas causas que me gustaría explicarles. Pero me temo que se me ha ido el hilo.

TABLÓN DE NOTAS Y RENOTAS

Hablo este tablón y allá se “escuernen” entre ellos. ¡Qué dolor de cabeza!  Ya no sé si estoy en el 2010 o en el 3001. Si soy el autor o el narrador. Si España está peor que Grecia o Grecia peor que España…

¿Qué…? Ah, sí. Me dice el apuntador que soy el autor y que estoy en el 2010 y que Grecia está peor que España. Bueno, bueno, tal vez sea cierto y tal vez no lo sea. QUEDA INAUGURADO ESTE TABLÓN DE NOTAS Y RENOTAS



SOY KARL FUTURE, POR ALUSIONES

En realidad mi presente es el año 10.001, aunque mentí al Sr. Buenavista para que no se asustara. Ya cuando le dije que venía del 5001 se le pusieron los pelos como escarpias, ¡con que imagínense si le digo que en realidad vengo del 10.001!

Llevo todo este tiempo intentando cambiar el pasado para poder cambiar mi presente, que no me gusta… ¡Pero que si quieres arroz Catalina! No hay manera. Así que me he divertido un poco charlando con el Sr. Buenavista y otros. Me ha divertido sobre todo y especialmente introducirles en mi máquina del tiempo y llevarles al futuro. ¡Ju-ju! ¡Lo que me he podido reír!

No sé si ustedes han oído hablar de la paradoja temporal del abuelo en el viaje en el tiempo. Si no han leído sobre física cuántica será inútil intentar explicarles esto a fondo.

Yo la llamo la paradoja de la bisabuela. Y les explico por qué. Entre los baúles que heredé de mis antepasados encontré una foto de la bisabuela de jovencita. Era un bomboncito maravilloso. Así que decidí viajar hacia el pasado e intentar seducirla. Esto les parecerá pecaminoso, horrible, un auténtico incesto. Pues bien, con los avances genéticos, en mi presente ya apenas nos quedan genes de los antepasados y casi ni una gota de sangre que discurriera por sus venas. En realidad somos auténticos hombres biónicos. Así que, con todo el respeto del mundo para las creencias del año 2010 y anteriores, que yo intente seducir a mi bisabuela en realidad es como si intentara seducir a cualquier otra mujer que me encontrara por la calle. Es cierto que todos procedemos de Adán y Eva, pero ahí queda nuestra genealogía y parecidos.

Pues bien. ¿Pueden creer ustedes que no logré seducirla ni a tiros? Soy mucho más guapo que su marido, mi bisabuelo, y debido a mis prótesis biónicas estoy en condiciones de jurarle a cualquier mujer del presente, del futuro o del pasado, que mis prestaciones sexuales son para echarse a temblar y que con nadie gozarán tanto como conmigo.

Eso le dije a mi bisabuela e intenté demostrárselo. Como se negó se lo mostré con una moza del pueblo, mucho más receptiva. Pero ni aún así. Claro que esto debe ser la paradoja del abuelo o de la bisabuela. Si viajas al pasado y seduces a tu bisabuela, ésta no se casará con el bisabuelo y por lo tanto tú nunca nacerás.

Así que me consuela que mi bisabuela me rechazara al pensar que de otra forma no habría nacido…

PIRULO, FÍSICO TEÓRICO, POR ALUSIONES

¡ALTO,ALTO¡ ¡ALTOOO…!      Esto no es así. Permítanme que les diga como es y de paso que saque a Karl Future de su craso error.

Si nada del pasado o del futuro se pudiera cambiar nos encontraríamos con que cada parte de nuestra existencia estaría aislada en una celda de cristal y sería intocable. Y todo porque hemos superado la velocidad de la luz para viajar en el tiempo. Creo que Einstein, con todo respeto, era un simple mortal que formulaba hipótesis, porque la realidad es que nadie ha superado la velocidad e la luz. Estoy convencido de que seguimos siendo libres para actuar como deseemos con velocidad de la luz o sin ella. A mí nadie me convence de que por viajar muy deprisa ya no puedo hacer lo que quiera y pierdo la libertad.

Creo, estoy convencido, de que Karl Future no sedujo a su bisabuela porque las mujeres no son tontas o al menos algunas o tal vez muchas. Por guaperas que fuera y por mucha prótesis biónica que tuviera entre las piernas hay mujeres que prefieren a su gordito favorito, al que quieren entrañablemente y con el que se han casado, aunque su resistencia amatoria no sea ni punto comparable con la prótesis biónica de Karl Future. Algunas mujeres hasta quieren y se casan con feos como yo… Bueno, no estoy casado, ni he logrado seducir aún a mujer alguna, pero eso no significa que no existan y que en cualquier momento no me encuentre con una preciosidad que deje de mirar mi exterior y observe con cariño mi interior.

Es difícil que entiendan esto, quiero decir el viaje en el tiempo y la física cuántica, no el tema de las mujeres, eso es algo, ¡cómo les diría yo!, especialmente complejo. Ni siquiera el profesor Cabezaprivilegiada ha logrado entender todas las implicaciones de la física cuántica…

EL PROFESOR CABEZAPRIVILEGIADA, POR ALUSIONES

Bueno, ya está bien. Han logrado acabar con el rollo de papel higiénico que he utilizado para este tablón de notas y renotas… Por hoy se acabó, “finiquitado”, “caput”. Chao.


miércoles, 9 de enero de 2019

EL VERDUGO DEL KARMA X


ENLACE PARA DESCARGAR EN PDF EL LIBRO I DE RELATOS ESOTÉRICOS (EL VERDUGO DEL KARMA)

https://drive.google.com/open?id=1aYVBI-F-YaD2TSAs8IEs-V9faIW9Jfj7



RELATOS ESOTÉRICOS

EL VERDUGO DEL KARMA LIBRO II






LOS JUICIOS KÁRMICOS

Me hubiera gustado descansar, incluso echar un buen sueñecito, pero tras lo ocurrido me dije que lo mejor que podría hacer, sino quería terminar el día, la noche, el mes, el año, o lo que fuera recibiendo un severo castigo de los dioses del karma, era mantener todo lo entretenido que me fuera posible al iniciado, aquella pesada carga que me habían puesto sobre los hombros por mis muchos pecados.

No tuve que estrujarme mucho las meninges. Había algo que lo mantendría entretenido y haciendo preguntas sin parar, al menos hasta que se le acabara olvidando todo lo ocurrido. Como aquí no pasa el tiempo, no se puede esperar que el tiempo todo lo cure, pero sí es cierto que manteniendo la mente ocupada hasta que las emociones se desactiven, uno puede esperar, razonablemente que si ayer –es un decir- estabas dispuesto a enfrentarte a los dioses del karma y morir en el intento, hoy –es otro decir- bien podrías haberte olvidado de ellos y estar dispuesto a pasar un buen rato en el circo romano.
Sí, porque si hay algo que se parezca un poco en la historia humana a los juicios kármicos son los espectáculos romanos circenses. Con pan y circo el pueblo se olvida de manifestarse y dar la lata o la cacerolada en todas partes. Aquí no hay pan, salvo que uno se sugestione que tiene hambre y su mente perversa genere una buena hogaza, pero lo que es circo, tenemos de sobra.

No perdí más tiempo. Al iniciado se le iban a pasar los efectos del síndrome de estrés postraumático en cualquier momento y lo mejor era estar lejos de allí y lo más cerca posible del nuevo entretenimiento. Lo tomé del bracete, le susurré una sugerencia hipnótica para se dejara llevar como un corderito, y recorrí los corredores y complejos laberintos que nos separaban de la sección denominada “Palacio de justicia kármico”, y una vez llegado allí, anulé la orden hipnótica y me puse a hablar como un sacamuelas, intentando que mi verborrea le hiciera olvidar su intenso dolor de muelas.

“Como puedes ver, querido amigo, aquí también hay palacio de justicia, con todos los aditamentos indispensables. Aquí se celebran juicios muy entretenidos y absolutamente justos, no en vano son supervisados en apelación por un tribunal de tres dioses kármicos de guardia y a ningún juez inferior le hace la menor gracia que le revoquen sentencias, porque eso podría traer nefastas consecuencias para él.

-¿Y no podría ver algún juicio?






-Pues claro, querido amigo, ¿qué juicio te gustaría especialmente presenciar de cabo a rabo?

-Ya sé que Hitler murió hace ya muchos años, pero si fuera posible, me gustaría al menos ver una grabación de su juicio.

-Jajá. ¿Una grabación? Pero buen hombre, aquí no hay tiempo, no es como allá abajo que el tiempo todo lo corrompe y hasta los actos más bondadosos acaban oliendo mal y con el paso de los siglos hasta los héroes se convierten en villanos y los villanos en buenas personas. Aquí no hay grabaciones, eso queda para los archivos akásicos, donde los interesados pueden reproducir hasta el agotamiento los episodios de su vida. Aquí podemos entrar en una sala y ver en directo lo que está ocurriendo.

-¿Y cómo puede ser que yo pueda ver ahora el juicio a Hitler que debió de ocurrir justo después de su fallecimiento?

Eso estaba muy bien, cuando un iniciado comienzo a disparar sus preguntas como una metralleta bien engrasada es que todo va bien. Es lo que se espera de un iniciado y es lo que esperaba yo, que se olvidara de los dioses del karma y se entretuviera con el juicio kármico a Hitler y los suyos. No es un juicio que me apasione especialmente, ni me entretiene demasiado, todo sea dicho, pero me consta, por experiencia, que a todos los iniciados se les cae la baba con el juicio kármico más espectacular de todos los tiempos. Los iniciados están convencidos de que aquí arriba, o al otro lado, o donde se quiera situar esta dimensión, se dispensa toda la justicia que no se dispensó abajo, hasta el extremo de que la balanza de la señora ciega justicia queda equilibrada hasta la millonésima de micra. No podrían soportar ver que los más malos entre los malos se fueran de rositas, incluso en el más allá. Es por lo que los juicios kármicos tienen tanto éxito entre los iniciados y visitantes varios con los que tengo que hacer el mismo recorrido una y otra vez, haciendo de anfitrión serio, a veces irónico, a veces bufonesco, lo que se tercie a cada momento. No me gusta el juicio kármico a Hitler y los suyos, aunque tenga momentos divertidos, es todo como una tragedia griega de los pies a la cabeza. Mientras que en otros juicios kármicos de personajes históricos, más o menos históricos y hasta anónimos, los testigos son limitados, las canalladas tienen un límite y el karma no deja de ser algo que podría ser quemado o anulado con el tiempo, en el juicio kármico a Hitler y los suyos hay tantos testigos, tanto sufrimiento, tanto genocidio, tanta bestialidad, tanta maldad, tanto demonio suelto, tanto de todo lo malo que uno se pueda imaginar, que uno acaba saturado, deseando que alguien pase la cinta del juicio a toda velocidad y la pare durante la lectura del fallo en audiencia pública. Todos queremos saber el castigo kármico que los justísimos e implacables dioses del karma les impondrán en el fallo de la sentencia, lo demás es algo bastante repugnante e insoportable y pocos iniciados son capaces de aguantar el testimonio de los testigos de principio a fin y desde el primero de la lista hasta el último. Eso era lo que yo esperaba de mi iniciado particular para esta ocasión, que se entretuviera de tal manera con el juicio que olvidara lo que acababa de ocurrir y que una vez se olvidara de ello el juicio comenzara a hacérsele insoportable y me pidiera que le llevara a otra sala distinta, más entretenida, o bien que siguiéramos el paseo turístico por el resto de dependencias que yo debía mostrarle, tanto a él como a todos aquellos visitantes que se me encomendaran.

-Pues verás, amigo, toda la sala está dentro de una burbuja energética que impide el paso de todo lo exterior, incluidas ráfagas temporales perdidas. Como no podría ser menos, porque el juicio kármico debe de ser absolutamente estricto, nada ni nadie puede interferir en el juicio o cambiar, siquiera un ápice su desarrollo y sentencia.

-¿Todos los difuntos tienen derecho a juicio?

-Por supuesto, la presunción de inocencia es una ley básica, y todo difunto tiene derecho a un juicio justo. Pero son muy pocos los que se emperran en pasar por el correspondiente juicio y sentencia. Habitualmente basta con unas sesiones con el verdugo del karma para que asuman su culpabilidad, su responsabilidad y acepten cualquier sugerencia para quemar su carga kármica que les hagan los dioses del karma. Incluso llegan a agradecer con lágrimas en los ojos todas las penitencias que les pongan sus víctimas, por muy duras que sean. Solo unos cuantos recalcitrantes se niegan a asumir las consecuencias de sus actos y piden ser llevados a juicio, como es el caso de Hitler y los suyos.

-¿Debo permanecer en silencio durante todo el juicio?

-¡Oh, no! Curioso amigo, como ya te he dicho, la sala está aislada por una burbuja energética y aunque los visitantes podamos entrar y sentarnos en los bancos destinados al público y ver y escuchar todo lo que suceda en la sala, no nos pueden ver ni escuchar ni podemos interferir en nada de lo que ocurra. Y ahora, si te parece bien, vamos a entrar con total naturalidad. Como ves ésta es la sala A, con una puerta muy normalita que no hace sospechar que aquí se celebran los juicios kármicos más complejos, a los acusados de los crímenes más demoniacos imaginables.

Y sin decir nada más, empujé con suavidad al iniciado a través de la puerta que ya había abierto bajando el picaporte y tirando hacia fuera.

jueves, 3 de enero de 2019

3001 UNA ODISEA DE LA JUSTICIA XI




BIOGRAFÍA NO AUTORIZADA DEL SR. ALADRO, ABOGADRO, POR EL NARRADOR

SEGUNDA PARTE DEL PRIMER CAPÍTULO, CREO QUE QUINTO PÁRRAFO

Muchos nos conformamos con poco. En mi caso, soy el narrador, llegué a funcionario judicial y allí me detuve hasta que me dieron la patada y colocaron en mi lugar a un robot, puede que fuera Gestoreitor. Esta es una confidencia que no pensaba hacerles nunca, o bueno… tal vez más adelante, no aquí y ahora. Ya saben lo que ocurre, a los narradores se nos suelta la sin hueso y no dejamos títere con cabeza, incluidos nosotros. Pues sí, yo fui un funcionario como ustedes, hasta que ocurrió lo que ocurrió y ahora me veo de guionista en una playa de Hawai, concretamente la de Perdidos, ya saben. Puede que piensen que me va muy bien. Pero echo de menos mi silloncito oficial y estoy pensando en hacer la revolución, desterrar a los robots al almacén de hibernación y hacer que todos mis compañeros humanos regresen.

Pero esa es otra historia. Aquí les estaba contando la biografía del Sr. Aladro, abogadro. Como les decía unos nos conformamos con poco o nada, pero hay otros que nunca se conformarían, ni con todo. Ese y no otro era Aladro. Cuando vio que se le bloqueaba el ascenso, por carecer de una mísera licenciatura en derecho, decidió ponerse a estudiar con los ahorritos de su sueldo de funcionario. Entonces era joven y no tenía muchos ahorritos pero le dieron para ir a la universidad. Es cierto que tuvo que trabajar de camarero por las noches, para ayudarse una “miaja” pero esa leyenda urbana de que no dormía ni comía, solo estudiaba y trabajaba, no parece ser cierta, de otro modo ahora estaríamos narrando la historia de un cadáver. Se dice que no cató el sexo ni tuvo novia, eso sí debe ser cierto, porque de otra manera no habría sacado la carrera en solo tres añitos, con un llamativo “cum laude” entre las cejas y la felicitación de todo el claustro (excepto la de Doña Romualda, la profesora de derecho romano, quien al ver rechazado el beso que intentaba propinarle en los morros a nuestro Aladro, decidió no felicitarle y santas pascuas) y les decía que eso sí debe ser cierto –por si se han perdido en este parrafito- porque el sexo y las novias son lo peor de lo peor para un estudiante, no pega golpe, al menos donde debiera, y termina sacando la carrera, si es que la saca, allá a los setenta u ochenta añitos, siendo un abuelito con cachavita.

Esto le permitió optar, por promoción interna, al cargo de Secretario, y no lo desaprovechó. Pero esa es una historia para contar con más calma.



NOTA DEL SR. ALADRO

Todo lo que está contando de mí es falso y calumnioso. Estoy preparando una querella contra el narrador que le van a temblar los “pinreles”.  ¿Qué yo fui virgen en la universidad? No se lo cree ni él. Bueno, eso de camarero se lo admito, no todos nacimos de familias pudientes. Y en cuanto a la pobre Romualda debería darle vergüenza hablar así de la que hoy es una pobre ancianita, retirada en el campo y cultivando geranios. En cuanto a lo demás tengo que estudiarlo a fondo. Parece como si lo que dice de mí me beneficiara, me diera buena imagen, pero no sé, no sé, creo que aquí hay gato encerrado. Ya veremos.



ENSAYO HISTÓRICO-EVOLUTIVO SOBRE LA COMISIÓN JUDICIAL… POR EL SR. ALADRO, ABOGADRO

SEGUNDA PARTE     
 
Las comisiones judiciales están formadas por una pareja. Uno podría pensar que no existe obstáculo para que fueran tríos o cuartetos o quintetos, etc. Una comisión suena a más de dos personas o de tres, parece aludir a un montón de personas. ¿Cuál es la razón de que sean precisamente dos?

Existen tantas razones prácticas como de presupuesto. Cuantas menos personas menos sueldos. Eso es evidente. En cuanto a las razones prácticas… Dos hacen inviable que uno haga de su capa un sayo. Se controlan mutuamente, dentro de sus competencias, y la fe pública queda a salvo. Si uno dice: vas a poner que esto ha sucedido así, aunque no sea cierto. El otro puede decir: Me niego, soy honrado y doy fe de que en realidad ha ocurrido de esta otra manera. ¿Conocen algún caso de dos dictadores que hayan gobernado un país de mutuo acuerdo? Yo no. Los dictadores son únicos e irrepetibles. Las parejas son más democráticas, aunque multiplican por dos los problemas.

Dos pueden llegar a ponerse de acuerdo (ni “pa” ti, ni “pa” mí; la perra chica “pa” ti) pero lo más fácil es que estén en desacuerdo. En el caso de la justicia todos sabemos que las conciliaciones y acuerdos son tan raros como un pingüino en el trópico. Esto garantiza, dentro de los límites de la naturaleza humana, la veracidad de lo que ocurra durante el desarrollo de una diligencia judicial.

¿Por qué no tres? Aún sería más complicado que se pusieran de acuerdo. “¿Ni “pa” ti, ni “pa” mi? Pues entonces me lo quedo yo”. Dejaos de perras chicas y a ver quién invita a un café.

¿Y por qué no un cuarteto, un quinteto, un sexteto…? Sería imposible llegar a un acuerdo, ni con fondo musical y siguiendo una partitura.

¿Se han parado a pensar alguna vez la razón por la que las parejas de la guardia civil son parejas y no tríos o cuartetos? ¿Por qué los policías van de dos en dos? ¿Han visto en las películas como los detectives americanos siempre van en pareja? Es más seguro y desde luego más complicado el abuso de autoridad. Parece que dos es un número mágico. La magia de la vida: el día y la noche; la luz y la oscuridad; la vigilia y el sueño; la tristeza y la alegría… ¿Se han fijado también en el gran número de parejas humorísticas que han pasado a la historia? Tip y Coll; Martes y Trece, Gomaespuma, Cruz y Raya, El Gordo y el Flaco, etc. ¿Le viene a la cabeza algún trío o cuarteto o quinteto humorístico? Bueno, dejando aparte a los hermanos Marx, claro, un caso realmente excepcional.

Una comisión judicial está formada por un Juez y un Secretario o un Agente Judicial y un Oficial, o si lo prefieren un Alguacil y un Escribano o un Aux-Ejecuteitor y un Gestoreitor. Así ha sido a lo largo de toda la historia y así continuará para siempre… salvo que la Nueva Oficina Judicial acabe con ello, lo mismo que el divorcio termina con un matrimonio que se pensaba era para siempre. De hecho la NOJ acabó con las comisiones judiciales, pero solo por un tiempo, luego hubo que volver a ellas. Pero esa es una historia que no viene a cuento, al menos de momento.

Las rupturas siempre-siempre son dolorosas. Que la Comisión Judicial termine sus días tirándose los trastos a la cabeza, por muy duro que sea, que lo es, es también ley de vida, lo mismo que el divorcio sigue al matrimonio, la noche al día y la muerte a la vida. Pero no sean nostálgicos. Todo será para mejor… hasta que sea para peor y haya que volverse atrás. La historia es un baile, un pasito “palante” y otro “patrás”.

Las…

Basta, basta por hoy. Este Aladro me levanta dolor de cabeza. Iré por una aspirina (sigue siendo el mejor de los remedios en el año 3001).

miércoles, 26 de diciembre de 2018

PRIMER ASESINATO EN CRAZYWORLD I

CRAZYWORLD 

UN FRENOPÁTICO PARA MILLONARIOS LOCOS LIBRO II




PRIMER ASESINATO EN CRAZYWORLD

Estaba sufriendo una extraña pesadilla. En ella un hombre bajito, gordito, sin un pelo de tonto y con la cara desencajada por la rabia, apuñalaba en un lecho, una y otra vez y otra… y otra más, a un hombre muy alto a quien yo no conocía. Tampoco conocía al hombre bajito, si vamos a eso. Me sentía tan cansado que solo quería dormir, se me cerraban los ojos y no podía evitar que todo aquello me importara un bledo. Quería dormir a toda costa, descansar, y que todo el mundo se matara, unos a otros, con puñal, pistola o lo que fuera. Tal vez si el hombre bajito y gordito intentara apuñalarme a mí, habría reaccionado, pero no parecía ser esa su intención. Los ojos se me cerraban y no podía ni quería evitarlo. ¡Dios, qué cansado estaba! Pero no pude terminar de cerrar los ojos y dormir apaciblemente, porque algo me lo estaba impidiendo. No sabía de qué se trataba, solo que era algo persistente que intentaba atraer mi atención. Y por fin la atrajo.

Me desperté empapado en sudor, aunque estaba completamente desnudo y por la ventana entreabierta corría una agradable brisa. Al otro lado de la puerta de mi cuarto, que imaginé cerrada con llave, se escuchaban voces histéricas. Pude reconocer la voz de tenor cómico de Jimmy el Pecas.

Las voces se interrumpieron y sonaron fuertes golpes en la puerta. Me sorprendió que el diabólico Jimmy pudiera golpear con esa fuerza, sus puños no daban para tanto, al menos eso pensaba hasta entonces. Comprendí que eso era lo que había atraído mi atención en sueños, convirtiéndose en un sonido obsesivo que me había obligado a despertar.

Sólo entonces comprendí que estaba solo en el lecho. Catwoman debía de haberse marchado en algún momento, sin que yo me enterara, dejando la ventana abierta, porque no podía cerrarse desde fuera. Me había abandonado como una gatita celosa, o tal vez tenía perfectamente calculado lo que iba a ocurrir y cuándo. La tenue luz del amanecer se filtraba, como pidiendo disculpas, por la ventana abierta.

Al cabo de un par de minutos se oyó una llave en la cerradura. El Pecas discutía con una voz femenina, bastante estridente, que reconocí de inmediato como perteneciente a la señorita Ruth. Una voz invisible me susurró a la oreja que estaba desnudo y que debería salir como una exhalación hacia el cuarto de baño, ponerme bajo el agua, a ser posible muy fría para reaccionar, y luego salir, como quien no quiere la cosa, con una toalla atada a mis caderas, como hacen en las películas, el efecto hubiera sido demoledor en la señorita Ruth y yo hubiera quedado como el ingenuo protagonista que es sorprendido contra su voluntad y no puede evitar que los allanadores, la cámara y los espectadores, le sorprendan, exhibiendo su cuerpo musculoso, como un oso… no, para de pareados estúpidos. De todas formas hubiera quedado mucho mejor que así, desnudo y boca arriba, como estaba. 




Mi buen amigo Jimmy se coló dentro como una exhalación, corrió hasta el lecho y me sacudió como si pensar que estaba dormido como un tronco y que un ligero toque maternal no lograría despertarme. Ni siquiera se fijó en mi extraña postura ni en que estuviera en pelota picada.

Me puse en pie sobresaltado. Entre mis piernas mi pajarito colgaba exhausto. Jimmy ni lo miró, angustiado por darme una noticia que no podía esperar.

-¿Te has enterado?

-¿De qué podría enterarme en sueños, Jimmy?

Lo último que se me ocurriría sería ponerle en antecedentes de mi noche orgiástica con Kathy, teniendo en cuenta el odio demoníaco que sentía hacia ella.

-Es cierto. Disculpa…Ha ocurrido algo terrible.

-¿Kathy se ha despeñado?

El Pecas debió pensar que se trataba de una de mis frases irónicas, a las que ya se había acostumbrado muy a su pesar. Ni se le pasó por la cabeza la posibilidad de que hablara en serio. La tragedia más inverosímil que se me ocurrió fue que catwoman se hubiera desprendido del tubo de desagüe y estampado contra el suelo. Esa sí hubiera sido para mí una auténtica tragedia y no otra.

-Han asesinado al director.

-¿A qué director?

-Al de Crazyworld. Pareces idiota.

-¡Ondia! ¿Y cómo ha sido?

-Le apuñalaron anoche. Más de una docena de puñaladas.

-¡Jesús! ¿Quién lo ha descubierto?

-La camarera que sirvió ayer en la piscina. Le llevaba siempre la bandeja del desayuno. Para mí que estaban liados y por eso me ha estado rechazando estos días.

-¡Jesús, José y María! ¿No habrá sido John Smith?

-Es el sospechoso más evidente, pero puede que por una vez lo más evidente no sea cierto.

Jimmy me puso en antecedentes de todos los detalles que conocía y que eran muchos. Si de una cosa estaba seguro era que después de Dolores, El Pecas era la persona más adecuada para informarme. Mi buen amigo aparecía angustiado, nervioso y a punto estuvo de sacarme de la habitación en pelota picada. Tuve que hacerle ver el escándalo que se produciría si la señorita Ruth me veía de semejante guisa por los pasillos.

Me permitió vestirme, lo que le agradecí de todo corazón, sintiéndome muy aliviado de que la señorita Ruth no se hubiera colado tras él. Supuse que aún no estaba preparada para caer en la tentación de ver a un guapo mozo como yo, en pelota picada, con el miembro erecto, lo que suele pasar cuando te despiertas descansado y vital por la mañana, tras un reparador sueño, claro que tal vez intuyera lo que había pasado, de otra forma no habría cerrado la puerta por la noche. Jimmy me tomó del brazo y me arrastró hasta el pasillo. Sentado a la puerta, en un taburete, se encontraba un enorme negrazo de dos metros de altura, con el torso de un Hércules y las proporciones de un armario empotrado. Me lo presentó como Herbert Slim.

-Es un gran tipo. Puedes confiar en él.

-¿Y qué hace aquí, si puede saberse?

-El doctor Sun le ha encomendado nuestra vigilancia, no quiere que nos larguemos, nos necesita. 

-¿Para qué?

-Quiere que investiguemos el asesinato.

-¿Y a cambio nos dejará largarnos de aquí?

-Estás loco. La única forma de salir de aquí es con los pies por delante.

-¿Entonces van a permitir que un asesino campe por sus fueros en Crazyworld sin tomar medidas?

-El doctor Sun es ahora el director de Crazyworld. El se encarga de las investigaciones.

-¿Y por qué no lo hace y nos deja desayunar en paz? Me muero de hambre. 

-Sí, a eso vamos. Luego nos espera el doctor Sun en su despacho. Quiere que le acompañemos todo el día en la investigación y le asesoremos, no se fía de su objetividad. 

-¿Nos hipnotizará a todos?

-Eso seguro. También utilizará otros remedios drásticos. Puedes estar seguro.

-Esta es una jaula de grillados…¿El doctor Sun haciendo de detective?

-Es lo mejor que nos ha podido pasar.

-¿Qué hayan asesinado al director…?

-Eres un idiota. Quiero decir que el doctor haya tomado las riendas. Si hubiera sido el jefe de seguridad ahora todos estaríamos esposados a los radiadores.

-¡Vaya perspectiva!




Nos sentamos a nuestra mesa, al lado de la puerta de la cocina. El comedor era un pandemonium. Los locos estaban tan excitados que sus patologías se manifestaban sin el menor control. No entendía cómo podían estar allí cuando deberían seguir en las celdas de aislamiento. Me hubiera gustado preguntárselo a Jimmy, pero lo primero era lo primero, si no fuera amnésico tal vez recordara que el sexo me da mucha hambre, o tal vez fuera un efecto secundario de la berenjena de Cathy. Por cierto, ¿dónde estaba? En cuanto al personal no estaba mejor que los pacientes. Alice salió tan velozmente de la cocina que Jimmy ni siquiera tuvo oportunidad de alargar el brazo para pellizcarle el culo. Tras esperar unos minutos a que nos sirvieran El Pecas se decidió, entró a las cocinas y salió con un par de bandejas. Más que un camarero parecía un prestidigitador por la forma en que se manejaba.

Colocó una delante de mis narices. En ella había puesto un tazón de café con leche, tostadas, mantequilla, mermelada de frambuesa y un plato con dos huevos fritos, beicon, salchicha y una hamburguesa. Justo lo que necesitaba para calmar mi hambre feroz. Kathy había dejado las células de mi organismo sin una pizca de combustible. Se movieron por mi torrente sanguíneo a gran velocidad, clamando por una pizca de alimento. Comimos en silencio. Yo tragué como un elefante carnívoro con varias trompas y tras un largo periodo de ayuno.

Vacías las bandejas de todo resto orgánico. Jimmy se puso a charlar como una abeja solitaria que se hubiera encontrado con una colega en la colmena.

-Necesito un favor.

-Pide por esa boca, Jimmy.

-Verás… No tengo coartada.

-¿Y eso?

-No estuve en mi habitación ni en ningún lugar donde me hayan grabado las cámaras.

-¿Puede saberse por dónde te moviste anoche? ¡Vampiro sediento de sangre!

-No bromeo. Anoche por fin mojé, tras una larga temporada de abstinencia.

-Mis felicitaciones. ¿Puedo saber con quién o es un secreto?

-Pude convencer a la señorita Ruth para que me acompañara al bosque, allí estuvimos toda la noche haciendo guarrerías…sin cámaras que registraran el evento.

-No me lo creo.

-Ese es el problema. Nadie se lo creerá.

-No me sorprende.

-Necesito que me facilites una coartada.

-Pues vas dado, amigo. Estuve toda la noche en mi cuarto, encerrado con llave.

-Lo sé. Con Kathy.

-¿Cómo sabes eso?

-Todo el mundo sabe en Crazyworld que anoche no te escapaste de las garras de esa guarra.

-Lo imagino, pero será difícil engañar a las cámaras. Hacerles ver que éramos tres cuando sólo había dos. 

-¡Oh!, eso no es problema. Seguro que Kathy tapó la cámara y el micrófono.

Recordé sus movimientos. En efecto, lo primero que hizo Catwoman fue echar la jarra de agua en el florero y colgar una toalla de la lámpara.

-Si, creo que no se olvidó de hacerlo.

-¡Estupendo! Solo tienes que decir que estuvimos en un “menage a trois” antológico. 

-Kathy no lo confirmaría y además la habitación estaba cerrada con llave. ¿Por dónde entraste?

- Ya estaba dentro cuando la señorita Ruth cerró la puerta y en cuanto a Kathy lo confirmará. Lo hará… por la cuenta que le trae.

¡Maldita jaula de locos grillados! El hecho de que se pudieran creer a pies juntillas la coartada que Jimmy se acababa de inventar y bajo ningún concepto pudieran creerse la verdad de los hechos, lo demostraba.

El Pecas se relajó una vez que di mi conformidad con facilitarle una coartada menos surrealista.

-¿Y ahora qué hacemos?

-Voy a ver el cadáver. Necesito saber si este es uno de los malditos simulacros de emergencia de Sun.

-¿Qué quieres decir?

-Ese loco imagina todo tipo de simulacros para saber cómo van nuestras patologías y cómo funciona el personal y si existe alguna posibilidad de que alguien huya de esta cárcel. Como le sobra tiempo, no para de elucubrar.

-En mi tierra dicen que cuando el demonio no tiene nada que hacer mata moscas con el rabo.

-¡Cómo! ¿Tu tierra? ¿Cuál es tu tierra? ¿Has comenzado a recordar?

-¡Uy! No. Me ha salido sin querer.

-Aquí ha muerto muy poca gente y siempre de muerte natural. Me gusta hacerles una visita cuando están muertos.

-¿No serás un necrófilo?

-¿Qué es eso?

-A los que les gusta el sexo con cadáveres.

-A mí solo me gustan las mujeres y que estén vivas. ¡Para qué quiero a las muertas! Además nuestro director era hombre, a menos que fuera disfrazado o un travesti, y me habría enterado, puedes estar seguro. Y si fuera a ver a una mujer muerta, sería solo porque no la había visto desnuda estando viva. En estos casos me puede el morbo. ¿Quieres venir conmigo?

-Bueno… ya que estoy aquí, me gustaría saber todo sobre Crazyworld, incluido cómo es el tanatorio, cómo se hacen las autopsias, cómo se investigan los crímenes…En fin, todo.

-Pues sígueme.




Continuará